Archive | enero, 2011

poema para un día raro

31 Ene

fuerzas especiales
si me rescatas del frío,
prometo abandonar el invierno para siempre
ANA VEGA

cuando sabes que dos palabras
te calentarían las manos
pero ves que la noche sólo promete frío

talón de aquiles este invierno
anegando todas mis buenas intenciones,
dormir más de cuatro horas
beber agua
ganar todas las carreras al miedo

cada vértebra vencida
cada centímetro de piel

cuando el dolor es blasfemia

un texto interesante

30 Ene

A través del blog de la poeta Bárbara Belloc, me encuentro este texto que me apetece compartir:

…) Si el individuo ya no está solo en el grupo y cada sociedad ya no está sola entre las cosas, el hombre no está solo en el universo. Cuando el arco iris de las culturas humanas termine de abismarse en el vacío perforado por nuestro furor, en tanto que estemos allí y que exista un mundo, ese arco tenue que nos une a lo inaccesible permanecerá, mostrando el camino inverso al de nuestra esclavitud, cuya contemplación —a falta de recorrerlo— procura al hombre el único favor que sabe merecer: suspender la marcha, retener el impulso que lo constriñe a obturar una tras otra las fisuras abiertas en el muro de la necesidad y acabar su obra al mismo tiempo que cierra su prisión; ese favor que toda sociedad codicia cualesquiera sean sus creencias, su régimen político y su nivel de civilización, donde ella ubica su descanso, su placer, su reposo y su libertad, oportunidad esencial para la vida, de desprenderse y que consiste —¡adiós salvajes! ¡adiós viajes!— durante los breves intervalos en que nuestra especie soporta suspender su trabajo de colmena, en aprehender la esencia de lo que fue y continúa siendo más acá del pensamiento y más allá de la sociedad: en la contemplación de un mineral más bello que todas nuestras obras, en el perfume, más sabio que nuestros libros, respirado en el hueco de un lirio, o en el guiño cargado de paciencia, de serenidad y de perdón recíproco que un acuerdo involuntario permite a veces intercambiar con un gato.

Claude Lévi-Strauss, en: TRISTES TROPIQUES (1955).

 

 

A veces no me apetece decir.

27 Ene

Y otras veces  desaparezco.

Eso es lo hermoso de Internet. Lo hermoso de un blog: desaparecer. No estar más allí. Volver cuando una quiera. Dejar caer la intriga. ¿Estás enferma, estás triste, has salido de viaje, te han dejado, olvidaste la contraseña, ya no tienes nada que decir?

¿Cómo sabe una que tiene algo que decir en un blog? ¿Qué es lo que nos impulsa a escribir la siguiente entrada? Una fotografía. Unos versos que nos gustaron. Qué quiero decir. por qué lo digo.

No confío en quien nunca dijo “no tengo nada que decir”.

PUDOR O IMPUDICIA

27 Ene
En las solapas de los libros (sean o no de poesía), me molesta soberanamente que se empeñen en contarnos donde ha vivido el autor a lo largo de los años. ¿A mí qué demonios me importa que a pesar de nacer en Palencia se criara en Albacete, recalara de joven en Londres, se marchara más tarde como lector de español a Wyoming y en la actualidad resida en Guatemala o en La Patagonia tras pasar un año en Albuquerque? ¡Menuda horterada! ¿Qué pretende, presumir de cosmopolita cuando es probable que su inglés sea de primaria y no haya contemplado jamás una puesta de sol sobre las aguas del Nilo? Presumir de haber viajado en una nota bio-bibliográfica es como poner el número de libros leídos: una mentecatez. ¿O acaso la literatura no es otra manera de viajar?

Claro que si esa muestra de impudor me repatea, no queráis ni imaginaros la cara que pongo cuando buceando por la Red recalo en la vida privada de algún mortal anónimo, incluidas fotos de niños, gatos, perros y demás. Hay blogs tan alejados del pudor, que dan ganas de llamar a la policía para que ponga la casa bajo vigilancia, no sea que ladrones, secuestradores y pederastas se confabulen y la cosa termine en catástrofe. Acabaremos leyendo, si no lo hemos hecho ya “Ayer me acosté por tercera vez con mi vecino y mi mujer se enteró”. Quizás no ande tan desencaminada, pues dice la prensa que Internet invita a la infidelidad (?).

Si hacemos caso a Aristóteles, deberemos creer que el pudor es el miedo a dar de uno mismo una mala opinión, lo que convertiría Internet en un barco cargado de masocas autoinculpatorios. ¡Qué alejados de la poesía! ¿Acaso la poesía no ha sido hasta la fecha un rincón a prueba de injerencias, algo así como una habitación del pánico donde refugiarse del rumor de fondo? Si a la narrativa expansiva se oponía la poesía introspectiva, ¿ahora qué? ¿Convertirá la Red a los poetas en seres nacidos para la flagelación pública y la exhibición sin límites? Pudor o impudicia, he ahí la cuestión.

En su último libro, Ahora, escribo, Lolita Bosch recuerda la escena en que un admirador de Samuel Beckett se cruza con él mientras ambos pasean a orillas del Sena. No pudiendo resisitir la tentación, el admirador le pregunta: “¿Es usted Beckett?” A lo que este responde: “A veces”.

Cuando pienso si me gusta o no el uso que se da a Internet, yo contesto lo mismo: A veces…

ser la voz de

27 Ene

Es curioso que la cabeza me vaya a mil y nunca se me haya ocurrido esto: Hacer un blog de alquien que no tenga blog. Dedicarle un blog a alguien.

Es verdad que mi ¿sentido crítico? me pondría mil pegas, y siempre pensaría que cualquier otra pesona lo haría mejor que yo, pero como dice Concha, uno entra en la red para informarse de uno u otra poeta.

Jorge Gimeno me envía el blog que su mujer, Luz Gómez García, le ha dedicado al poeta Mahmud Darwix (y al contexto palestino): http://mahmuddarwix.blogspot.com/

Porque ya no tengo manos para más blogs, pero dedicarle un blog a Holan, por ejemplo, sería genial.

Imaginaos tomar la personalidad de Holan y escribir una especie de blog-diario contándonos la vida desde la isla de Kampa. ¿Qué contaría?

Kampa con conexión a internet, ¿sería más o menos exilio?

Y ahí os dejo pensando.

saber

26 Ene

Si quiero saber quién es un poeta entro al google y me da una información que me satisface, entonces voy al enlace donde tiene su blog y me paseo. En algunos casos las fotos que “cuelgan” son verdaderas obras de arte, en otros hay algún poema realmente hermoso. Claro que Vladimir Holan, Silvia Plath, Juan Ramón Jiménez, Hilde Domin, o Jorge Manrique no tienen sus blogs. Así que debo acudir de nuevo al formato de siempre, al libro o bien bajarme sus poemas a mi libro electrónico. Todo eso no me dará las claves para que la poesía, en el hipotético caso de que no me gustara, me fuese a gustar e incluso a “entenderla”.  He leído hace poco que las redes convierten los mensajes literarios en “mensajes líquidos” ahora está muy de moda el concepto del sociólogo polaco Zygmunt Bauman”, que dice entre otras cosas: “el chat, por Internet, los teléfonos móviles, los mensajes de texto, la introspección es reemplazada por una interacción frenética y frívola que expone nuestros secretos más profundos al lado de nuestra lista de compras”. ¿De verdad es más importante un secreto que la lista de compras? No lo sé. Un secreto no se despliega así como así.

la prisa

24 Ene

Recordando un poemario de JuanCarlos Suñén, publicado en 1994 y titulado “La prisa”, tomo conciencia de lo rápido que pasan los días, y en esa velocidad no caben poemas, ni escritura, ni reflexión. El otro día alguien decía que falta precisamente eso, sentarse a pensar, reflexionar.  Os dejo una frase de Stefan Zwig  para tomarla en serio con tiempo.

“No basta que el artista esté inspirado para que produzca. Debe, además, trabajar y trabajar para llevar esta inspiración a la forma perfecta. La fórmula verdadera de la creación artística no es pues, inspiración y trabajo, sino inspiración y más trabajo, exaltación más paciencia, deleite creador más tormento creador” Y para eso hace falta Tiempo.