Poesía & redes: razones para su defensa (1)

17 Ene

Primera imagen: mientras leo, sueño con una habitación contigua en la que amigos y desconocidos están a sus cosas. De repente, encuentro en mi lectura un poema, un verso o una imagen deslumbrantes, de esos difíciles de llevar en soledad. Salgo corriendo con el libro entre las manos, entro en esa habitación llena de gente y les leo en voz alta. Tal como hacía mi madre, tal como hice yo con mi hija. Termino, les miro abrumada y cierro la puerta, me vuelvo a mi cuarto de lectura. Se toman su tiempo para pensar en el poema, el verso o la imagen que les he leído. Durante unas horas, alguno llamará a mi puerta, vendrá hasta mi sillón, me dirá lo que le ha provocado mi lectura en voz alta, y charlaremos breve, respetuosamente. Otros más tímidos callarán, pero yo no me tomaré su silencio por indiferencia. La lectura seguirá siendo en soledad, como siempre; pero será de esas soledades elegidas e interrumpidas voluntariamente, que son las que de verdad nutren.

Anuncios

6 comentarios to “Poesía & redes: razones para su defensa (1)”

  1. Inma Luna enero 17, 2011 a 12:15 pm #

    Ése es uno de los usos más generosos (cuánta ese) de la red, compartir lo que gusta, degustar lo que se comparte.

    • sociedad de diletantes enero 17, 2011 a 4:17 pm #

      Totalmente de acuerdo .. pero siempre viene alguno que no quiere compartir o que le compartan (qué le vamos a hacer)

      • Inma Luna enero 17, 2011 a 6:20 pm #

        Ése eligió malos tiempos para esta lírica.

  2. Matías Escalera Cordero enero 17, 2011 a 9:04 pm #

    Por invitación (cariñosa y suplicante) de Isabel Bono, me animo a participar en este foro de personas a las que estimo sinceramente, aunque soy bastante renuente a hacerlo, en general, quizás por falta de tiempo y de fe en sus resultados… Sin obviar, claro, todas las posibilidades que ofrecen, no obstante, intercambios como este.
    Mi sospecha va por lo que en otras entradas de este foro se dice acerca de la inflación y convivencia indiscriminada de mensajes irrelevantes que ahogan los auténticamente relevantes; pero luego pienso que en eso está precisamente la paradójica virtualidad de este medio; que en eso radica precisamente su potencia. en fin, ya veis, Inma, Isabel, Ana, soy una vícitma más de la duda y de la paradoja. Quizás porque la duda y la paradoja nos constituyen. Un beso. Matías

  3. bkbono enero 18, 2011 a 7:46 pm #

    “La lectura seguirá siendo en soledad”. Qué bonito. Cuando yo era la única idiota que leía en las gradas del instituto durante el recreo, y alguien me preguntaba por qué me gustaba leer, le decía que leer me enseñaba a estar sola y que uno, en la vida, pasa más tiempo solo que acompañado aunque parezca lo contrario. No me acordaba de eso. Qué bonito.

  4. Agustina Roca enero 20, 2011 a 12:17 pm #

    Me gusta lo que escribiste, Ana. Hablas de esa tradición ancestral, del boca a boca, de los mitos, de los cuentos de nuestras madres, abuelas, alimento durante tanto siglos de silencio. Casi un ritual indígena. Esos relatos que las mujeres, quizás, en siglos anteriores, no podían encontrar en otros ámbitos. Habría que homenajear a esas mujeres, contadoras de historias, entre cacerolas y guisos, aquellas que plantaban su semilla y mostraban que otras opciones, eran posibles. Primeros peldaños.
    Comparto, la necesidad de silencio, la soledad elegida para zambullirnos en la lectura de aquellos textos que siguen, y seguirán, alimentando nuestro imaginario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: