SI UN DÍA ME PIERDO…

21 Ene

Si un día me pierdo, no me busquéis con los ojos pegados a la pantalla de un ordenador, ni respirando las malas vibraciones que sin duda suelta el módem (con esas lucecitas titilantes que asemejan diminutos semáforos), ni copiando datos absurdos en un disco duro. Buscadme en una playa larga, en una cala recóndita, en un rincón verde donde asomen las piedras seculares de una ermita; buscadme entre las lomas de algún paisaje sereno o incluso en la terraza soleada de un restaurante un mediodía laborable. O no me busquéis, mejor, no me busquéis.

Me temo que eso era antes. Ahora, si me pierdo, podéis hallarme también buceando en algún blog interesante, o leyendo noticias en diarios extranjeros, o repasando las webs de mis artistas favoritos por si hay alguna novedad reseñable, o escrutando la agenda de algún centro cultural, o descubriendo a nuevos autores que aún no están en las librerías, o simplemente hallando por descuido el poema rotundo de algún prócer que el azar no ha llevado aún hasta mi biblioteca.

Y es que las cosas han cambiado. ¿Para mal, para bien?

Facebook y las demás redes sociales me siguen pareciendo de una falta de estética (y de ética) brutal, y trataré de resistirme a ellas todo lo que pueda. El ebook por ahora no me interesa, aunque estoy segura de que acabaré presa en sus redes. Y en la seductora trampa de los blogs ya he caído porque a falta de uno tengo tres. Pero, ¿y la posibilidad de estar llegando ahora a quien lee este blog, de usar esta ventana para decir aquí y ahora lo que me apetece decir? Eso no tiene precio.

Yo también recuerdo, como Concha, los tiempos en que nos reuníamos en los cafés para hablar de poesía y leernos unos a otros poemas recién horneados. En el Bauma de Barcelona, por ejemplo, conocí a algunos poetas que he seguido tratando (entre ellos a Concha) y de ellos aprendí sin duda muchas cosas. Quienes amamos los libros amamos la tertulia, no cabe otra, porque leer libros es también charlar, aunque sea a solas y en voz baja.

Ahora puedo conversar largo y tendido con vosotr@s, que estáis lejos y compartís conmigo gustos y quebrantos, mientras me tomo una copa de vino a vuestra salud y contemplo a través de las ventanas como caen las hojas de los árboles o avanza inexorable el invierno.

Anuncios

3 comentarios to “SI UN DÍA ME PIERDO…”

  1. Manuel Márquez enero 21, 2011 a 4:59 pm #

    Magnífica la reflexión: apetece, de vez en cuando, encontrar un discurso que huye de la abominación (tan, tan trillada ya, y tan “cansosa”…) de lo cibernético (que, curiosamente, se suele lanzar desde un medio ídem: un blog, una web, una red social…), apelando a una Arcadia analógica que yo, la verdad, no sé si existió alguna vez (y si existió, o no la conocí, o la “caté” demasiado poco…), y reivindicando las mil y una maravillas que este medio ofrece. Y que sea por mucho tiempo.

    Un fuerte abrazo y buen fin de semana.

    • Concha García enero 22, 2011 a 7:16 pm #

      Hola Manuel, gracias por tu comentario, pronto nos encontraremos encerrados en el molde de la repetición si no hacemos algo por evitarlo. Así que adelante, a leer de nuevo a filósofos y poetas que no están de moda pero que no han pasado de moda.

  2. isabel bono enero 24, 2011 a 10:52 am #

    es curioso,
    hace poco escribí:

    si un día me pierdo
    buscadme en menorca

    o, mejor
    no me busquéis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: