cambiando las cañerías

1 Feb

Internet es la mejor habitación de mi casa (ver “Un cuarto propio conectado” de Remedios Zafra).

Mi perfil es mi mejor cuerpo.

Ninguno de los dos se resfría, ni se les revientan las tuberías, ni se inundan de barro, ni necesitan cremas reafirmantes a 79 euros el tubo.

Aquí me siento muy YO.

 

“El cyborg no reconocería el Jardín del Edén, no está hecho de barro y no puede soñar con volver a convertirse en polvo (…) Los cyborgs no son reverentes, no recuerdan el cosmos, desconfían del holismo, pero necesitan conectar: parecen tener un sentido natural de la asociación en frentes para la acción política, aunque sin partidos de vanguardia. Su problema principal, por supuesto, es que son los hijos ilegítimos del militarismo y del capitalismo patriarcal, por no mencionar el socialismo de estado. Pero los bastardos son a menudo infieles a sus orígenes. Sus padres, después de todo, no son esenciales.” A. Haraway

Anuncios

7 comentarios to “cambiando las cañerías”

  1. isabel bono febrero 1, 2011 a 10:29 am #

    tú también desconoces
    los precarios sistemas de equilibrio
    que me sustentan

    escrupuloso aislamiento
    no procesable
    no procesable

    send files

    y lo veo salir
    del hueco negro de sus ojos
    como perro
    que sueña
    que está
    dormido

    +++

    dónde la cabeza?
    hola again

    cyborg saluda cyborg camina

    dónde la cabeza?
    spy capaza

    como buen cyborg

    dónde la cabeza?
    ni aquí
    ni en ninguna parte

    (dos poemillas para ti
    del libro “Welcome 2 psycho”)

  2. sociedad de diletantes febrero 1, 2011 a 8:03 pm #

    No conozco el libro que citas, Cristina, “Un cuarto propio conectado” pero muchas gracias por la cita: me parece un tema de interés., con un título muy atractivo.

    En la casa guarida hay un lugar desde donde se abre una ventana que me permite ver muchas cosas del mundo, a través de cablecillos, enlaces y perfiles. Quizá sea el útero de la casa, no lo sé.

    Tu perfil es tu mejor cuerpo y no necesita cremas: -¿y envejecerá?.

    Gracias a las dos

  3. Cristina Morano febrero 2, 2011 a 8:36 am #

    No, mi perfil no envejecerá. Pero con el tiempo le añadiré alas y un exoesqueleto. También mandíbulas de perro, que siempre me han encantado y unos cristales negros entre los arcos ciliares y los ojos, para llevar permanentemente gafas de sol. Y sumaré chips de memoria a mi terminal, con los que drogaré a mi cuerpo virtual hasta alcanzar la velocidad de un gato en el momento de la caza.

    PD: todo lo anterior lo he sacado del “Neuromante” de William Gobson, escrito en los años 70.

  4. M Cinta Montagut febrero 2, 2011 a 10:05 am #

    Me ha encantado tu entrada en este blog. Yo acabo de entregar un artículo sobre D. Haraway y su manifiesto cyborg para la revista http://www.donesdigital.cat, te diré cuando va a salir. Tengo un e-book coordinado por Remedios Zafra que si quieres te lo envío.
    Estoy muy de acuerdo contigo con la idea de que internet es la mejor habitación de tu casa, también lo es de la mía porque me permite el contacto con la gente que quiero con un solo clik.

  5. Cristina Morano febrero 2, 2011 a 10:27 am #

    A ver: donde he puesto William Gobson, quería poner William Gibson y “Un cuarto propio conectado” de Remedios Zafra está en la editorial Fórcola.
    Gracias Cinta, me parece muy interesante tu artículo, voy a devorarlo ahora mismo.

  6. Ana Pérez Cañamares febrero 3, 2011 a 10:25 am #

    Cris: tú escribes manifiestos.
    Yo te firmo donde tú quieras.
    Te mando la firma por correo, eso sí.
    Esta mañana en la cama me acordé de Neuromante, antes de leer esta entrada. Yo creo que la Red va por cables, pero también va por otros circuitos aún más invisibles.
    Cuando era adolescente me pasaba a menudo, que descolgaba el teléfono para llamar a un amigo y al otro lado del teléfono estaba mi amigo, que acababa de marcar mi número. Ahora me pasan cosas parecidas. Pienso en un amigo y a los cinco minutos tengo un correo suyo. Programo un poema para el blog un mes antes, y el día previo a que aparezca, el poeta me escribe. Pienso en Neuromante y Cristina Morano ha escrito una entrada.
    Viva esta nueva adolescencia que la poesía y las redes nos regalan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: