más de doscientos amigos y cien amigas

26 Feb

Cuando llego a casa, algunas tardes, me siento ante el ordenador para abrir el correo electrónico. Algunas veces lo abro sin esperar nada extraordinario. Habitualmente me encuentro con bastantes invitaciones a eventos poéticos dentro o fuera de la ciudad donde vivo. A veces me gustaría asistir  a la tertulia  que a esas mismas horas,  se está realizando en casa de la poeta X. en la ciudad Y. Pero la ciudad Y está demasiado lejos y lo que me ofrece la mía no me apetece. En otros correos electrónicos encuentro invitaciones para ser mi amigo en Facebook. He llegado a contabilizarlos y tengo tantos amigos que no podría atenderlos en una sola tarde. Me llevaría más de dos meses. La rapidez de la red social sostiene mi ilusión de que no estoy sola. Alguna vez, en un correo electrónico, aparece la verdadera amiga, el verdadero mensaje criptográfico, con claves que no entiendes y que quisieras mucho más largo y diáfano, y en forma de carta encontrártelo en tu buzón. Un trazo de tinta que ha sido dibujado por una mano que piensa en una, nunca sustituirá el abreviado lenguaje de la inmediatez del e-mail. Tengo tantos amigos que sólo puedo mostrarles un verso, o una foto, o un perfil muy resumido y breve. Mi piel, mi mirada, mi tacto están sobre las teclas del ordenador. Sin embargo sé que ya no podré vivir sin este sistema de comunicación que no erradica esta sensación de que mis doscientos amigos y mis cien amigas no van a compartir conmigo esta noche ni siquiera una copa de vino.

Anuncios

6 comentarios to “más de doscientos amigos y cien amigas”

  1. M Cinta Montagut febrero 27, 2011 a 9:58 am #

    Ciertamente vivimos en una red que nos mantiene aislados a pesar de tener cientos de amigas y amigos a los que no nos podemos acercar ni con el tacto ni con la vista. Y al mismo tiempo ya no podemos vivir sin ellos porque nos dan un lejano calor que sentimos cerca en las horas de soledad que pasamos delante de la pantalla que se ha convertido en nuestra amiga más fiel.
    Yo espero que siempre podamos tener al lado alguien con quien compartir esa copa de vino. En todo caso hoy brindo por ti desde mi propia soledad.

  2. Agustina Roca febrero 27, 2011 a 1:55 pm #

    Me ha costado bastante llegar a Internet y a sus aledaños. Soy de otra generación, tengo otros vicios: el olor del papel, el grosor, subrayar con lápiz, anotar en los bordes. Texto/diálogo. La emoción que me producía el cartero, al llegar, a mi depto de Baires, con su bolsa y su saludo. Alguna anécdota del día, al paso. Y la entrega de un carta, de un libro de algún amigo, conocido. Las manos, torpes, por la curiosidad y emoción, al despegar el sobre.
    Tardé en llegar al ordenador. Prefería mi vieja máquina. O escribir con lápiz, sentir la pulsión de los dedos, al dibujar la letra. Amigos, parejas, me impulsaron al cambio. Tenían razón. Hoy reconozco las bondades, escribir un texto, un libro, corregirlo, archivarlo. O las de Internet, biblioteca enciclopédica, caliente, al instante. Sé, también, de las bondades de los mails. Del mail que rompe veinte mil kilómetros en un segundo, m´s veloz que un pájaro. Y del blog, al que llegué tarde, hace seis meses, una forma de compartir “obsesiones” literarias u otras, con los demás. Elementos que, siento, me han enriquecido como persona. Elementos que, hoy por hoy, me producen la misma emoción, al abrir la bandeja de entrada, por ejemplo, o al leer un texto en un blog amigo, que sentía al escuchar los pasos rápidos del cartero, en la escalera del edificio, para llegar a casa.

  3. isabel bono febrero 28, 2011 a 2:46 am #

    siempre me gustó escribir cartas

    con 11 años, verano del 75,
    envié una foto al tebeo “lily”
    para cartearme con chicos y chicas de toda españa

    durante años cambié postales con una chica de markina,
    otra de ciudad real y un chico de gandía

    esther, inmaculada y luis
    todavía guardo sus fotos de carnet

    ahora envío mails, disfruto igual

    creo que escribiría cartas
    aunque no hubiera nadie al otro lado

    creo

  4. Rosa Moreno febrero 28, 2011 a 9:25 am #

    Mis dedos acarician el teclado del ordenador,
    sin notar la suavidad ni el calorcito de una piel.
    No tengo ni 200 ni 100 amigas, me sobran dedos para contar lo que yo creo es un amigo/a.
    Me inclino por un encuentro con alguno de ellos y
    que nos miremos a los ojos, pero esta es la epoca que nos toca vivir, (aunque nadie nos obliga).
    Desde mi rinconcito, con el ordenador mirándome,
    levanto mi copa y brindo con vosotras y por vosotras
    “Salud”.

  5. ana pérez cañamares marzo 1, 2011 a 9:51 am #

    Pues yo celebro haber vivido varias épocas. Todas tienen o tenían sus ventajas y sus defectos, claro, no hay nada perfecto.
    Pero algo querrá decir que por nada del mundo volvería hacia atrás.
    Por supuesto sé que es imposible tener mil amigos, pero contar con mil personas-unos para unas cosas, otros para otras- es siempre un regalo. Ponerle piel a quien ya tenía palabras, no te cuento. Si no falta con quien compartir una cerveza, ¿por qué no celebrar lo que nos dan los otros? ¿Por qué no aspirar a la cerveza también en un futuro? No es ciencia ficción, en cada recital ocurre. De repente, cerveza y piel. Antes, palabras. Yo sólo veo motivo para alegrarme.

  6. ana pérez cañamares marzo 1, 2011 a 9:56 am #

    … y no olvidemos que antes ya era difícil tener tiempo para escribir a mano, quedar con los amigos… Los e-mails son los que nos traen ahora un contacto que si no, difícilmente sería (los trabajos, los hijos, las distancias…) Si es la brevedad o nada, viva la brevedad, que además no por ser breve deja de ser profunda o cálida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: