Recordando Polonia

5 Feb

Estoy cerca de la ventana de la habitación. He leído los haikús de Abel Murcia justamente con fotografías de ventanas de su autoría. Es un bello ejercicio de economía verbal, un destello de imágenes. Abel es un gran orador de charla inteligente y culta, gracias también a una memoria asombrosa. Su amena conversación,  mis paseos y lecturas,  han dejado una larga tarea por hacer en el futuro: descubrir, saber más de este país. Extrañamente me siento muy cerca de los habitantes de Cracovia. Hundidos en sus abrigos a causa del frío. Amables cuando te atienden en sus comercios. Me gustaría pasar días leyendo poesía polaca. El blog de Abel facilita la tarea.  La mezcla de fascinación y entusiasmo que me provocan algunas ciudades desencadena un estado de excitación y curiosidad que se desvanece cuando regreso a Barcelona. En la cena del miércoles, en la plaza del mercado de Cracovia, en uno de los restaurantes más típicos, el Szara, probé un plato cuya base eran unas delgadas y apretujadas patatas fritas cortadas en forma de paja y sobre ellas caviar de salmón, cebolla cortada y un exquisito queso fundido. Hablamos de Wislawa Szymborska, emocionada,  yo sentía que estaba muy cerca, en la misma ciudad.  (marzo 2011)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: